Avanza Arizona hacia ‘estado policial’ por medidas anti inmigrantes

Washington.- Arizona avanza hacia un «estado policial» por las medidas que impulsa contra los inmigrantes indocumentado,  también pueden afectar al resto de la población estatal, advirtió la analista Maribel Hastings.

«Tristemente no nos sorprende pues se trata del más reciente ejemplo del extremismo que rige en el estado de Arizona y que se ha ido intensificando, no sólo en el tono empleado por sus funcionarios públicos sino en las acciones concretas que continúan tomando», indicó.

La analista del grupo America’s Voice señaló que la ya aprobada ley estatal antiinmigrante SB1070, «aunque extrema, no parece ser suficiente para estas figuras que están tornando a Arizona, con una población hispana del 30 por ciento, en un estado policial».

Hastings lamentó que las políticas supuestamente dirigidas a la población indocumentada «en realidad tienen el potencial de minar los derechos civiles de ciudadanos y no ciudadanos».

«Una vez más, son figuras republicanas las abanderadas de este mensaje de intolerancia en contra de toda una comunidad sin que sean condenados por los líderes nacionales del Partido Republicano», denunció.

Indicó que «una vez más queda de manifiesto el efecto negativo de la falta de una reforma migratoria integral a nivel federal que evite acciones de este tipo a nivel estatal».

El Comité de Asignaciones del Senado Estatal de Arizona aprobó el martes medidas impulsadas por el republicano Russell Pearce que buscan negar a los indocumentados servicios médicos de emergencia, así como vivienda pública y centros laborales.

Las propuestas legislativas obligan a escuelas, hospitales y centros policiales que reporten sobre inmigración, y requiere la confiscación de propiedad de los que sospechan que se encuentran ilegalmente en el país.

El pastor asociado de la Primera Iglesia Institucional Bautista en Phoenix, Warren Stewart, afirmó que las propuestas de Arizona «no harán nada» para aliviar el sufrimiento causado por la reciente recesión y el elevado desempleo.

Calificó como «vergonzoso e inmoral» que el senador Pearce, presidente del Senado estatal, impulse una vendetta personal contra la comunidad con «legislación de odio», mientras el estado analiza recortes a la salud, educación y otros programas para reducir el déficit.

Warren dijo que Pearce busca que los vecinos espíen a sus propios vecinos, se denuncien entre ellos ante el gobierno, se niegue servicios médicos a los enfermos y se expulse de su vivienda a las familias.

Advirtió que muchos padres de familia tendrán temor de enviar a sus hijos a la escuela y acudir a sus trabajos. «Esa no es la Arizona que conozco y no es la Arizona en la que quiero vivir», subrayó.

El pastor llamó a la cordura y a mantener la «cabeza fría», al citar la reciente condena de muerte a Shawna Forde, líder de un grupo antiinmigrante, por la muerte de Raúl Flores y su hija Bresenia, de 9 años.

Jaime Farrant, coordinador del área de política de la Red de Acción Fronteriza, dijo que la iniciativa SB 1611 es una la más peligrosa porque requiere que las personas muestren su pasaporte o prueba de residencia legal para casi cualquier trámite público en Arizona.

Relacionados

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.