El entrenador salvadoreño merece más oportunidad

El entrenador salvadoreño merece más oportunidad 1

Antes de jugarse la octava fecha de la primera vuelta del Clausura 2014, ya se suman nueve entrenadores dirigiendo en Primera División. El último en sumarse  a la lista es el usuluteco Leonel Cárcamo Batres que llega al banquillo del Luis Ángel Firpo, el también exjugador firpense como entrenador  en el pasado llevó a los toros a la finalísima.

En El Salvador fácilmente se le abren las puertas a los extranjeros para que vengan a realizar sus pininos, ya sea como jugador o como técnico, pero cuando se trata de un nacional, ahí se ponen los moños  y se vuelven malinchistas.

Además se tiene la mala costumbre de priorizar todo aquello que viene del extranjero en detrimento del quehacer local, y así vemos anualmente a cientos de salvadoreños sufrir y llorar por  un clásico español que nada tiene que ver con nuestros intereses deportivos y mirar así mismo con desprecio un clásico nacional, esa misma práctica se extiende al ámbito dirigencial, que tiene un especial apego a técnicos extranjeros por el simple hecho de ser “internacional” y un particular menosprecio hacia aquellos técnicos fogueados y formados dentro de nuestras fronteras.

Al salvadoreño con dos o tres juegos y resultados negativos se comienza a buscar la forma de destituirlo, mientras que al foráneo, se le consiente (mima) hasta el mínimo capricho.

No es estar en contra de la llegada de técnicos internacionales al fútbol salvadoreño, sino más bien, el procurar que los mismos vengan a dejar realmente un aporte positivo  y no a ganar “experiencia” a costillas de nuestro tan deteriorado balompié.

Relacionados

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.