El PRI clama victoria en unos comicios mexicanos marcados por la violencia

3242905E4968D1F5847668251F2620El Partido Revolucionario Institucional (PRI) proclamó su victoria en los comicios celebrados el domingo en 14 Estados de México, marcados por una campaña violenta, aunque -según las encuestas- perdió Oaxaca y Sinaloa, dos de sus feudos.

«Con los datos que tenemos, nuestro triunfo es contundente», aseguró en conferencia de prensa Beatriz Paredes, líder nacional del PRI.

Numerosas filas se formaron en los centros de votación en varias ciudades, pese al temor creado por el clima de violencia preelectoral sin precedentes desde 1994, cuando fue asesinado un candidato presidencial.

Pese al temor los comicios se cumplieron en 14 de las 32 entidades federales (31 Estados más el distrito capital) donde se renovaron congresos; en 12 se escogieron gobernadores y alcaldes de unas 1.500 poblaciones.

Dos encuestas a pie de urna señalaban en forma coincidente que de las 12 gobernaciones en disputa, el PRI mantendría la misma cifra de nueve de antes de los comicios, aunque perdería sus fortines de Oaxaca (sur del país) y Sinaloa (este), mientras se disputaba de forma estrecha la gobernación de Puebla (centro).

En esos tres Estados ganaba el conservador Partido Acción Nacional (PAN), del presidente Felipe Calderón, en una alianza con el izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD).

El líder del PAN, César Nava, se negó a reconocer una victoria del PRI e incluso dijo que la disputa se mantiene abierta en cinco Estados.

Los resultados oficiales, que se divulgarán recién el miércoles, se anticipan estrechos en varios estados y en algunos seguramente «habrá un conflicto post electoral que llegará a tribunales», señaló a la AFP el politólogo José Antonio Crespo.

Los gobiernos estatales significarán un importante presupuesto y la capacidad de movilizar votantes de cara a las presidenciales de 2012, resaltó Crespo. Las cadenas de televisión no divulgaron proyecciones sobre las elecciones de congresos estatales, en los que el PRI tenía hasta ahora mayorías en 11 de los 14 que se disputaban el domingo.

La jornada estuvo salpicada por denuncias de incidentes. El PAN denunció allanamientos de dos sedes en Veracruz (este) y y la detención de 12 colaboradores que atribuyó a los gobiernos en manos del PRI. Ese partido por su parte había pedido a su militancia acudir en forma masiva a las urnas para contrarrestar el miedo creado por la creciente violencia, que atribuye a una estrategia errada de Calderón contra el narcotráfico.

El lunes pasado Rodolfo Torre, candidato del PRI y favorito para ganar el Gobierno de Tamaulipas (noreste), fue asesinado en una emboscada a su caravana de campaña atribuida por el presidente al crimen organizado. Egidio Torre, quien reemplazó a su hermano como candidato, ganaría el cargo con 66% de los votos, según la encuesta a boca de urna de Televisa.

«Experimento sentimientos encontrados» dijo a ese canal el candidato, que fue alcalde de la capital estatal Ciudad Victoria, y que acudió a votar rodeado de un fuerte dispositivo de seguridad.

En ese mismo estado fue asesinado en mayo un candidato a alcalde y su hijo, ambos militantes de PAN. Durante la campaña también se registraron una decena de crímenes de actores políticos, incluyendo alcaldes y otros funcionarios, en estados del norte y sur del país.

Este domingo en Chihuahua, capital del estado del mismo nombre y sacudida por un enfrentamiento por cárteles del narcotráfico, cuatro cadáveres aparecieron colgados de puentes vehiculares. En total en ese estado la fiscalía registró 20 muertes en la jornada electoral.

Relacionados

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.