El Salvador: «un tercer emigrante sobrevivió a la masacre»

1F7A471833535ECC6B6119D5327F9El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, reveló el domingo la existencia de un tercer sobreviviente de la masacre de Tamaulipas, de nacionalidad salvadoreña.

El anuncio sorpresivo lo hizo durante la ceremonia póstuma en honor de 11 connacionales asesinados el 24 de agosto en un rancho al norte de México por presuntos miembros del cartel de Los Zetas.

«Sabemos también de un salvadoreño, que se encuentra ya en Estados Unidos, que afortunadamente evitó ser asesinado», afirmó el gobernante.

La Procuraduría (fiscalía) de México declaró el viernes que había 77 personas en el grupo de inmigrantes centro y sudamericanos que fue secuestrado y retenido en un rancho en Tamaulipas.

Según esta fuente el grupo incluía a 72 personas que fueron asesinadas, dos que se dieron a la fuga y tres nacionales mexicanos cuyo paradero se desconoce.

«Testimonios clave»

Hasta ahora se tenía conocimiento de al menos dos supervivientes:un ecuatoriano, que fue trasladado a su país, y un hondureño, quien está en México bajo la protección de las autoridades de ese país y cuya existencia fue revelada por el presidente de Ecuador, Rafael Correa.

La Procuraduría mexicana no hizo comentarios sobre la declaración de Funes.

El mandatario salvadoreño añadió que el testimonio de los sobrevivientes «puede ser clave para esclarecer el crimen; pero, sobre todo, para esclarecer la identidad de quiénes lo cometieron y de quiénes sirvieron de nexo acá en El Salvador».

Familiares de las víctimas aguardaron durante horas en la base militar adjunta al Aeropuerto Internacional de El Salvador el arribo del avión tipo hércules C-130 de la Fuerza Aérea Mexicana que trajo los restos de sus familiares.

«Amedrentados por el coyote»

«Tenemos que investigar quiénes son los de acá que operan en conexión con los que cometieron este crimen», declaró Funes en la ceremonia fúnebre de los primeros repatriados.

El Ministerio de Relaciones Exteriores identificó inicialmente un total de 13 connacionales, de los cuales dos víctimas son menores de edad.

Los cuerpos de ambos adolescentes serán sometidos a una prueba de ADN para confirmar su identidad, informó a BBC Mundo una oficial de prensa de la cancillería.

Desde la masacre, el Estado salvadoreño ha sido muy cauteloso con la identidad de las familias dolientes por razones de seguridad.

Una de ellas confirmó a BBC Mundo que han sido «amedrentados por el coyote (traficante de personas)» que guió a su pariente.

La mayoría de las víctimas salvadoreñas procedían de zonas empobrecidas del interior del país.

«Hay algún nivel de responsabilidad entre quienes toman contacto con sus familiares y los llevan por esta ruta peligrosa sin ninguna garantía de que va a haber protección hacia su integridad física», advirtió Funes.


Relacionados

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.