Hoy se cumplen 34 años desde que FAS ganó el título de Campeón de CONCACAF

0
3209

Descripción de la fotografía: De pie de izq a der: Quinesiólogo, Guillermo “Willy” Alas, DT, José Eugenio Castro, Nicolás “Niky” Chávez, Pedro Silva, Adolfo “Pato” Maldonado (URU), David Cabrera, Rafael Padilla, Gonzalo Henríquez, Amado Abraham (ARG), Manolo Álvarez (ARG), Dr. Ricardo Mena Laguán, Preparador Físico, Óscar Nielsen (URU), Dr. Marcos Fortín Ynestroza.

En cuclillas, de izq a der: Carlos “Imacasa” Recinos, César “Piscuchita” Acevedo, Ricardo “Coneja” Guardado, Raúl Roberto “Avión” Casadei (ARG), Francisco Guillermo “Billy” Bou, Eduardo “Conejo” Valdés y Martin Belloso Cubas.

Club Deportivo FAS, se coronó campeón de CONCACAF la noche del sábado 29 de diciembre de 1979, al derrotar en el juego final al Johg Colombia de Curazao 7-1.

El césped del estadio Monumental Cuscatlán de la capital salvadoreña guarda celosamente ese acontecimiento que catapulto al equipo santaneco a colgarse la corona de campeón de la Confederación Norte y Centroamérica del Caribe.

Los goles Asociados llevaron las firmas del argentino, Raúl Roberto el “Avión” Casadei a los minutos ´12 y ´43, Jorge “Mágico” González a los ´56 y ´81, David “el Ariete” Cabrera al ´64 y ´87 y Alfredo Edgardo “Tajániche” Erazo al ´63.
Por Jong Colombia descontó Edwin Bernardina al minuto ´90.

FAS alineó con: Nicolás Orlando Chávez Morales, Francisco Guillermo Rodríguez Bou, (Rafael Padilla), Rafael Gonzalo Henríquez Aldana, Héctor Alcides Pichioni y Carlos Humberto Recinos: Manolo Jovino Álvarez, Amado Alejandro Abraham Vega y Alfredo Edgardo Erazo: Jorge Alberto González, David Arnoldo Cabrera y Raúl Roberto Casadei.
DT: José Eugenio Castro.

El referí central fue el guatemalteco, Jorge Mario Ramírez, auxiliado por los salvadoreños, José Leonidas Rogel y Mauricio Rolando Morazán.

El memorable periodista, Roberto Flores Pinto, luego del partido ante el Jogn Colombia escribió: “Los tiempos futuros guardaran esta grandeza. Será un recuerdo asombroso o una anécdota mística. Sonará en los oídos de los hombres de hoy y de mañana. Cuando se diga FAS campeón de la CONCACAF se dirá como algo grandioso, o tal vez simplemente se resumirá con un concepto absoluto de todo, del siempre, del incomparable.

Los títulos son imperecederos, difíciles de borrar y es que en esta ocasión solo se sentirá satisfecha la afición de Santa Ana. No, está satisfecha la afición de El Salvador, esa que el sábado 29 de diciembre deliró y gozó con ese triunfo de 7 a 1. Esa victoria que mereció un título.

Los periodistas podemos tener dos corazones, uno normal que regula los hechos con la objetividad del caso, y otro alegre que se acelera ante lo extraordinario. Cuando el corazón normal queda funcionando ante la máquina de escribir sólo se logra reflejar el hecho que de respuesta a la gente. Cuando el corazón alegre vibra en armonía con el teclado, se da algo más que un comentario o noticia, se da un mensaje.

Y llegó la hora de homenajear a FAS, De brindarle con letra escrita todo lo que la gente expresa de corazón. De decirle con simpleza lo que este título representa.
Hoy no tenemos el propósito de escribir lo que sucedió en un encuentro que por su resultado se presume fue relativamente fácil, pero había que cumplirlo y definirlo en la forma que lo hizo nuestro campeón. Por eso no podemos esconder el homenaje.

FAS es el campeón de CONCACAF, un tercer título que se agrega al curriculum de nuestro país, pero no se agrega simplemente como un título más, pues tiene algo que lo identificará, FAS ganó el título por las cabales, llegando a la casa del rival y mostrándole su real capacidad. Ganándole en su propia localidad y no dejando duda alguna que es el real ganador y merecedor de ceñirse la corona.

FAS ha pasado a la historia como el equipo que ganó el título de la CONCACAF dentro de las máximas exigencias, dejando inclusive su imagen eternizada que servirá, para que se diga; El fútbol de El Salvador gana fuera y en casa. Gracias Campeón! también el teclado se compenetra para expresar este homenaje”.

Compartir