Inundaciones dejan al menos 16 muertos en Arkansas

CADDO GAP, Arkansas, EE.UU. (AP) – Las inundaciones que alcanzaron una altura de hasta dos metros y medio (ocho pies) en apenas una hora, afectaron un campamento repleto de familias que vacacionaban, el viernes por la madrugada, arrasando con las tiendas de campaña y volcando varios remolques mientras sus ocupantes dormían.

Al menos 16 personas murieron, y se teme que decenas más hallan fallecido.

Las lluvias torrenciales causaron que los ríos Caddo y Little Missouri, normalmente apacibles, se desbordaran durante la noche. Cerca del amanecer, las aguas fluyeron hacia el Area Recreativa de Albert Pike, un campamento de 54 unidades en el Bosque Nacional Ouachita, que estaba repleto de vacacionistas.

El torrente corrió por el valle con tal fuerza que arrancó el asfalto de las carreteras y derribó numerosos árboles. Las cabañas diseminadas en las márgenes de los ríos experimentaron daños graves. Muchas casas rodantes quedaron volcadas.

Había dos personas hospitalizadas. Las autoridades rescataron a 60 más.

Después de que las aguas bajaron, los familiares angustiados pedían ayuda a los trabajadores de emergencia, para que encontraran a más de 40 de sus seres queridos, quienes habían desaparecido.

En un momento, el gobernador de Arkansas, Mike Beebe, dijo que el número de muertos había aumentado a 20. Sin embargo, su oficina volvió a dar después la cifra de 16, al señalar que el número más alto era erróneo, producto de una confusión al hablar con un trabajador de rescate en el lugar.

Pero las autoridades concidían en que el número de muertos podría aumentar. Los meteorólogos alertaron del peligro que se aproximaba durante la noche, pero difícilmente los campistas escucharon las advertencias, porque el área se encuentra apartada.

El gobernador dijo que los daños en el campamento eran comparables con los que causa un tornado. La fuerza del agua arrastró un cadáver a lo largo de 13 kilómetros (8 millas).

Las autoridades de preparaban para una ardua labor, a fin de buscar otros cadáveres que quizás fueron arrastrados.

«Esto no es algo que se resuelva en un día o dos», advirtió Gary Fox, técnico retirado de emergencias médicas, quien ayudaba a identificar a los muertos y a compilar listas de los desaparecidos.

Relacionados

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.