Japón: más de 11.000 personas han muerto o desaparecido

FUKUSHIMA, Japón (AP) – Días después del doble desastre, un terremoto de magnitud 9 y un maremoto que barrió innumerables pueblos del litoral nororiental del Japón, millones de personas sobreviven con escasa comida y agua, sin calefacción bajo gélidas temperaturas, en medio de una crisis nuclear sin precedente. Miles perdieron sus viviendas y el número de muertos y desaparecidos supera los 11.000.


Actualmente, unas 450.000 personas viven en albergues temporales, en muchos casos durmiendo en el suelo de gimnasios escolares.

 Las autoridades informaron el miércoles que la cifra oficial de muertes a raíz de la tragedia llegaba a los 3.676. Más de 11.000 personas han muerto o han desaparecido, y muchos funcionarios creen que el balance de muertos superaría las 10.000 personas. Entretanto unas 434.000 perdieron sus viviendas y ahora viven en albergues.

 En un inusual mensaje a la nación, el emperador Akihito expresó sus condolencias a las víctimas de su país devastado por un terremoto y un maremoto, y exhortó a los japoneses a que no desmayen.

 «Es importante que cada uno de nosotros comparta los días aciagos que se nos presentan», destacó Akihito, de 77 años, una figura profundamente respetada en todo el país. «Rezo para que todos nos cuidemos mutuamente y superemos esta tragedia», agregó.

 Asimismo expresó su preocupación por la crisis en la planta nuclear dañada por los desastres que han provocado una fuga radiactiva. «Con la ayuda de todos los involucrados espero que las cosas no empeoren», agregó.

 Conforme pasan los días, cada vez más van surgiendo las increíbles historias dramáticas de los sobrevientes y de las víctimas de los pueblos devastados del litoral nororiental del Japón.

 Desde el violento terremoto que fue seguido por un devastador maremoto, las autoridades han luchado para impedir una catástrofe ambiental por los daños causados a la planta Fukushima Dai-ichi, situada a 220 kilómetros (140 millas) al norte de Tokio. El maremoto derribó los generadores diesel de emergencia, necesarios para mantener frío el combustible nuclerar, provocando una crisis atómica.

 Se trata de la peor crisis nuclear que haya afectado Japón desde las bombas atómicas arrojadas a Hiroshima y Nagasaki durante la Segunda Guerra Mundial. Asimismo es la primera vez que ese tipo de amenaza nuclear se ha presentado en el mundo desde el desastre de la planta nuclear de Chernobyl, Rusia, en 1986.

 La devastadora muralla de agua que el terremoto desató mató a miles de habitantes del litoral nororiental de Japón, arrasó pueblos completos, inundó carreteras y destruyó puertos, refinerias petroleras, plantas siderúrgicas y dejó cientos de fábricas sin funcionamiento.

 Los expertos señalan que el costo de la destrucción excede el monto que provocó el catastrófico terremoto de 1995 en Kobe, que según Standard & Poor’s ascendió a un total de 159.000 millones de dólares.

 Las prefecturas más afectadas son cuatro, Iwate, Miyagi, Fukushima e Ibaraki, que albergan industrias desde los sectores agrícola, hasta los de autopartes y electrodomésticos, que constituyen un 6% de la economía del Japón.

 Cientos de miles de personas han pasado cinco noches con escaso alimento, agua ni calefacción bajo temperaturas gélidas muchos de ellos sin vivienda, mientras tratan de buscar a sus seres queridos.

 El puerto de Sendai, el más importante del noreste ha quedado destruido. A través de sus muelles pasaban vastos cargamentos de exportación de todo tipo. Otros tres puertos, Hachinohe, Ishinomaki y Onahama, han tenido daños considerables y es probable que no funcionen en varios meses.

Relacionados

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.