“La afición debe exigir a la federación y dirigentes una conducta honesta y transparente”, Juan Carlos Soto, ex jugador

lojcsejLa opinión de Juan Carlos Soto Laguán, ex jugador de FAS, UES, 11 Lobos y Selección Nacional

Un personaje de la historia humana, por cierto pensante, expresó que toda sociedad tiene los gobernantes que se merece, en este caso particular, esa frase la quiero relacionar con nuestro fútbol, y diría que toda afición al fútbol tiene el tipo de fútbol que se merece, esto se ajusta a la vivencia que como afición en general en nuestro país se tiene y se exige a los gobernantes, llámese federativos y dirigentes del fútbol salvadoreño en cuanto a la conducta ética que como tales, éstos exhiben.

Los federativos, dirigentes y algunos periodistas han encontrado, en el fútbol salvadoreño, una forma de hacer negocio, vivir y viajar bien, de ganar no campeonatos sino dinero y aun así, darse el lujo de mantener engañada a una afición, que es noble sí, pero demasiado pasiva e ingenua que no hace uso, (porque no quiere ni tiene la voluntad de hacerlo), de la capacidad para cambiar de una vez por todas las corruptas estructuras de nuestro fútbol, ya que no logra darse cuenta, que como afición al fútbol, es la que mantiene y da vida al fútbol por medio del pago de su entrada para ver a su equipo favorito.

Partiendo de la premisa de que la afición es la que mantiene activo nuestro fútbol, ésta como tal, debería de jugar un papel más protagónico en el sentido de exigir a la federación y dirigentes una conducta honesta y transparente en la dirección y administración del fútbol, pero esto debe hacerse no sólo en la teoría, como es este caso, sino a través de acciones de hecho, que obliguen y lleven a la federación a cambiar de actitud con respecto al fútbol nacional, caso puntual, las investigaciones de los amaños por parte de algunos jugadores de la Selección, exigir por parte de la afición el que las investigaciones, no se queden a nivel de los descalzos, sino que alcance a los de saco y corbata, técnicos y hasta árbitros, ya que son éstos los que se sirven con las mayores ganancias, dejando a los verdaderos actores del espectáculo con sueldos miserables, tomándolos como chivos expiatorios, en esta investigación amañada, con el objetivo de esconder la verdadera corrupción de nuestro pobre fútbol nacional.

Relacionados

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.