Laura Chinchilla promete otra forma de hacer política en Costa Rica

3A5D4088EC3BCC91593EDB8A16B13La flamante presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, y primera mujer en acceder a este puesto en la historia del país, ha anunciado un nuevo estilo de hacer política basado en el diálogo, para hacer avanzar el país por la senda del desarrollo económico.

«Escuchar, poner oído atento y deliberar» serán las premisas del gobierno de esta socialdemócrata y ferviente católica de 51 años que ha consagrado su vida profesional prácticamente a la función pública y en particular, a la seguridad.

En los cuatro años que tiene por delante prometió que «abrirá» todas las puertas «no solo a los partidos políticos y a los gremios sociales o empresariales, sino a también a todos los ciudadanos que a menudo nadie representa».

«Es un cambio de talante desde la presidencia de la República», destaca el economista opositor Juan Manuel Villanueva, que contrasta, a su juicio, con el gobierno que acaba de concluir de Oscar Arias, quien a los que no estaban de acuerdo con él «los acusaba de obstruccionistas».

Para este analista, la primera señal de su estilo la dio el mismo domingo poco después de ser investida al firmar una moratoria a la minería a cielo abierto, para extraer oro, que había sido autorizada por el anterior gobierno pese a una férrea oposición de ambientalistas y grupos políticos de izquierda.

«Lo primero que hay que hacer en una democracia es escuchar», dice a la AFP Villanueva, quien no cree que esto sea un signo de debilidad. «Va a tomar las decisiones pero por lo menos va a escuchar a los diferentes grupos. El gobierno saliente no escuchaba a nadie», dice.

Desde que fue electa el 7 de febrero por una mayoría aplastante (47%) por el Partido Liberación Nacional (PLN, centro-izquierda), Chinchilla se ha reunido con sus rivales electorales, muchos de los cuales estuvieron presentes en la ceremonia de investidura, para tender puentes.

A ello le han obligado, no obstante, los electores, que en el Congreso dejaron a su grupo sin mayoría por lo que ha tenido que acudir a uno de sus más feroces críticos en la campaña electoral, el derechista Otto Guevara, para sellar un pacto de gobernabilidad y sacar adelante su programa de gobierno, cuyas prioridades son el crecimiento, la generación de empleo, la lucha contra el crimen organizado, la inseguridad y la pobreza.

En un país profundamente conservador y católico, enemigo de la ostentación y donde la respuesta ‘no’ es impensable en el vocabulario de los ticos, que la sustituyen con algún circunloquio del tipo «le voy a quedar mal», el estilo y los valores de la familia, la ética y la integridad que defiende esta mujer salida de la clase media es muy bien recibido.

En su editorial, La Nación, el diario más influyente del país, tras reconocer que la presidenta anuncia un «promisorio camino», concluye este domingo que su mensaje «refleja con claridad su estilo político y la modalidad de gobierno que se propone desarrollar».

Relacionados

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.