Libia: intervención militar, ¿y después qué?

Aunque la coalición militar liderada por Estados Unidos, Reino Unido y Francia haya evaluado sus primeros ataques en Libia el sábado por la noche como un éxito, éste es sólo el comienzo de lo que puede ser un largo proceso.

Durante la noche del domingo a este lunes hubo más bombardeos contra unidades de defensa antiaérea y ataques desde el mar a cargo de submarinos estadounidenses y británicos con misiles Tomahawk, que -entre otros blancos- del líder libio, Muamar Gadafi.

El objetivo declarado es disminuir la capacidad militar de Gadafi, más específicamente la de sus aviones y helicópteros de asalto, para que ya no represente una amenaza para la población civil.

Para la coalición, la potencia de fuego conjunta debería hacer que la tarea sea relativamente rápida.

El Pentágono dice que la zona de exclusión aérea ya está en vigencia, aunque es evidente que todavía queda trabajo por hacer.

La esperanza es que los ataques directos a las fuerzas leales al líder libio afecten rápidamente su moral y las inste a huir o desertar.

«Presión»

El Pentágono afirma que las fuerzas de Gadafi enfrentan «una gran presión y sufrimiento, producidos tanto por el aislamiento como por una buena dosis de confusión».

¿Pero qué sucede si los rebeldes ahora pasan a la ofensiva contra las tropas de Gadafi? Eso aún no está claro.

El Pentágono no quiso decir si los ataques aéreos están destinados a las tropas libias que luchan contra los rebeldes.

Y la coalición se mueve en una línea muy delgada respecto a sus intenciones con Gadafi.

La permite el uso de »todos los medios necesarios» para proteger a los civiles, pero no especifica que el fin sea un cambio de régimen, incluso aunque eso sea lo que esperan muchos de los que la apoyaron.

Respiro

Entonces: ¿es Gadafi el objetivo de los ataques?

El vicealmirante del Pentágono Bill Gortney sólo dijo que «no estaba en su lista de objetivos», aunque otros sostienen que, como el comandante de las fuerzas sigue atacando a los civiles, es un blanco legítimo.

Y la cuestión de las tropas terrestres también parece seguir abierta. Los ministros británicos insistieron el domingo en que «no hay planes» en ese sentido, aunque tampoco los descartaron de manera explícita.La resolución de la ONU prohíbe una fuerza de ocupación, pero las tropas que mantengan la paz, o civiles que presten ayuda, son otro cantar.

Relacionados

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.