“Luego de dejar nuestra vida en la radiodifusión, sólo recibimos una pinche placa”, Leonardo Heredia, el abuelo de la locución nacional

Heredia 1Conversar con Leonardo Heredia, el abuelo de la locución salvadoreña es escuchar mucho resentimiento enfocado al olvido que la misma radiodifusión lo tiene en el tiempo injustamente. Reconoce que no administró bien su dinero, pero no comparte que tanta gente sea millonaria a costillas de la radiodifusión que él inició y que lo tengan abandonado, totalmente alejado del ambiente radial y sin tan siquiera un pinche radio en sus manos.

En www.esalmundotv.com es un honor compartir esta producción a manera de homenaje, respeto y para conocimiento de que, en El Salvador, sí tuvimos a locutores que derrochaban todo su talento natural, agradecemos a Leonardo Heredia por dejar una herencia a los salvadoreños que están dentro y fuera del país.

Heredia 8

1. Charada en Ché
[audio:http://www.esalmundotv.com/esalmundo_media/charadas/1-Charadasenche.mp3|titles=1. Charada en Ché|artists=Leonardo Heredia]
2. El cuento del Juancho
[audio:http://www.esalmundotv.com/esalmundo_media/charadas/2-ElcuentodelJuancho.mp3|titles=2. El cuento del Juancho|artists=Leonardo Heredia]
3. El Hijueputa
[audio:http://www.esalmundotv.com/esalmundo_media/charadas/3-Hijueputa.mp3|titles=3. El Hijueputa|artists=Leonardo Heredia]
4. El Chambre
[audio:http://www.esalmundotv.com/esalmundo_media/charadas/4-Elchambre.mp3|titles=4. El Chambre|artists=Leonardo Heredia]
5. Toponímicos
[audio:http://www.esalmundotv.com/esalmundo_media/charadas/5-Toponimicos.mp3|titles=5. Toponímicos|artists=Leonardo Heredia]
6. Es lindo El Salvador
[audio:http://www.esalmundotv.com/esalmundo_media/charadas/7-EslindoElSalvador.mp3|titles=6. Es lindo El Salvador|artists=Leonardo Heredia]
7. Así Somos
[audio:http://www.esalmundotv.com/esalmundo_media/charadas/6-Pobrecito El Salvador.mp3|titles=7. Así Somos|artists=Leonardo Heredia]

Heredia 6El maestro Heredia, inició como locutor en 1948, la historia del hombre es muy amplia, el tiempo con él no se siente, se va entre el humo del cigarrillo, el café caliente y de buena calidad, más la riquísima “semita” que siempre anda cargando envuelta en bolsa plástica en su morralito. Compartir esos gratos momentos con el abuelo Heredia es volver a entrar al mundo en el que los locutores eran ejemplares, desde el momento en que estaban detrás de un micrófono sabían que eran maestros porque movían al público.

Leonardo Heredia cediendo la entrevista a esalmundotv
Leonardo Heredia cediendo la entrevista a esalmundotv

Según Heredia, la historia de la radio debe ser alegre y llena de música para los oyentes, mas no para el que fue locutor, “al retirarnos, luego de dejar nuestra vida en la radiodifusión, solo recibimos una pinche placa, la verdad no vale la pena trabajar en esta cochinada, si al final no te queda nada, más cuando trabajas inocentemente”.

Es normal leer sus líneas, escuchar sus palabras o ver sus ojos que transmiten su expresión en las distintas entrevistas a diferentes medios entorno a algunos homenajes que recibió, el hombre reconoce a su memorable amigo, Facundo Cabral, “otra cosa que me llenó de muchísima satisfacción, y por cierto más incluso que el homenaje de la Asamblea Legislativa y de la misma ASDER fue el de Facundo Cabral. Pues justamente en la última presentación de Cabral, al terminar cerraron el espectáculo y mencionó a García Márquez allá en Colombia que era uno de sus amigos, mencionó a Mario Vargas Llosa en su estadía en el Perú y nos vamos de El Salvador y nos llevamos el recuerdo de Leonardo Heredia nuestro gran amigo, yo exploté de alegría al escuchar eso.

Heredia 2Qué me importaba a mí ser amigo de Fidel Sánchez Hernández, Arturo Armando Molina -ambos ex presidentes de El Salvador-, Manuel Antonio Noriega en Panamá, Oscar Arias en Costa Rica, con quienes éramos grandes cheradas. Hay cosas que no se pueden grabar en mármol, ese tipo de gratificaciones son las que no olvido”.

Heredia, agregó que la tecnología hizo “huevón” al locutor, “la computadora terminó con la creatividad, debería ser mejor porque esa máquina te hace las cosas mas fáciles, pero a veces somos tan pendejos que no logramos entrar a ese mundo, y los que entran solo pasan metidos en el Facebook y redes sociales, les sobra tiempo”.
Heredia 7En 1981, Leonardo Heredia, trabajó una grata producción, lanzando al mundo las mil y una formas de la intensión de la palabra “hijue´puta”.
El disco se titula: CHARADAS, y de ese material se desprenden: Charadas en ché, El cuento del Juancho, Hijueputa, El chambre, Toponímicos, Es lindo El Salvador, Pobrecito El Salvador y Así somos.
El Hijue´puta, por Leonardo Heredia.

El subdesarrollo de El Salvador no se limita al aspecto económico, industrial y agrícola.  Comprende también la cultura y la educación. Su reducido léxico le obliga a usar la misma palabra con distintas acepciones. Por ejemplo la palabra “puta”, o, el “hijue´puta”.

Heredia 4 Heredia 5

Heredia 9– “Hijue´puta”, puede ser una frase de cariño. La madre, refiriéndose a su propio hijo dice: “¡Es que es lindo el hijue´putía!”.
-De admiración: “¡Ese es clase de hijue´puta!”.
-De desprecio: “Se cree un gran hijue´puta y no es más que un hijue´putía, hombre”.
-De apremio: “Dale, hijue´puta”.
-De reproche a uno mismo, como, al cometer un error, se dice: “¡Ay, si seré hijue´puta!”.
-Sirve para designar a una persona cuyo nombre se ignora. “¡Mira, ¿quién era el hijue´puta que iba contigo?!”. Pregunta que bien puede tener como respuesta: “¡El hijue´puta de mi hijo!”.
– Se emplea en sustitución del pronombre: nosotros. “¡Los cinco hijue´putas que íbamos pa´l puerto, cuando de repente, un hijue´puta cuilio que nos para y…!”
-Se usa también como un cordial saludo: “¡Hola hijue´puta. ¿Que te habías hecho?!”.
“¡Nada, hijue´puta!”.
-Denota alegría: “¡Hijue´puta. Simacito le doy al gordo!”.
– O de susto: “¡Puta. Simacito le doy al otro carro!”.
El ser cierta clase de hijue´puta es garantía de honorabilidad. Por eso decimos: “¡Yo no soy esa clase de hijue´puta!”.
-También la cantidad y calidad, pueden ser garantes de una promesa: “¡No me vayás a enganchar!”. “¡Nó´ombre. No soy tan hijue´puta como para eso!”.
-Es cuestión de tonalidades, de modulación, de intención al decir la frase.
Y también existe un “¡HIJUE´PUTA!”, dicho en una forma muy especial, por el que cualquier hijue´puta guanaco, se parte la madre con el más hijue´puta.
El “hijue´puta” de insulto, suele magnificarse con alguna cifra, que no solo pretende incluir en la puteada a toda la ascendencia del que recibe el insulto, sino, hacerla más grande en dimensión de tiempo, y más sonora.
Entonces, el salvadoreño suele decir: “¡hijue´sesenta y nueve mil ochocientos noventa y cuatro putas!”.
Cuando no se dispone de tiempo para recordar a tantas generaciones, se abrevia diciendo:
“¡Hijue´la gran puta!”.
Entre más “hijue´puta”, más importante es una persona. “¿Con quién arreglaste el asunto, vos?”. “¡Achís, yo hablé con el mero hijue´putón!”.
El siguiente diálogo, entre dos salvadoreños que se encuentran en una cafetería en el momento en que entra una muchacha,  ilustra mejor como es que las diferencias en el tono, el ritmo y el volumen, cambian diametralmente la acepción de la palabra.
-”¡Mirá hijue´puta. Que buena esa puta que va entrando!”.
-”¡No jodas hijue´puta, si esa puta no es puta!”.
-”¡A la gran puta!. Y si no es puta con esa cara´puta que tiene. Entonces, ¿que putas es, pues, hijue´puta!?”.
El “hijue´puta” acompaña al salvadoreño, incluso, en los momentos de consternación:   “¡A la gran puta. ¿Así es que se murió, no?”.
A todo mundo se le perdona ser “hijue´puta”. Solamente se le pide, no abusar. “¡No seas tan hijue´puta. Si no te cuesta nada. Hacéme el cachete!”.
Como el salvadoreño acepta, de plano, su condición de “hijue´puta”; cuando lo insultan, lo único que hace es regatear la cantidad:
-”¡Vos no sos más que un hijue´puta!”.
-”¡Achís. Más hijue´puta serás vos, cabrón!”
El “hijue´puta” de desprecio: “¡No es más que un pobre hijue´puta!”.
Bueno, aquí no se trata de agotar todas las acepciones, pero, cualquier hijue´puta guanaco bien nacido, con seguridad que puede agregar, cuando menos, un par de puteadas más.

Relacionados

Un comentario sobre «“Luego de dejar nuestra vida en la radiodifusión, sólo recibimos una pinche placa”, Leonardo Heredia, el abuelo de la locución nacional»

  1. marcos castillo mendez

    falta el cuento de la gringa quisiera escucharlo yo tenia el disco, y un cassette peo los perdi, subanlo porfa se los voy agradecer belleza de cuentos, y quien narro los cuentos de salarrue en el canal 8 q lo pasaban, la botija ,y otro q ni me acuerdo

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.