Obama desilusiona a salvadoreños por viaje a El Salvador

Entre la desilusión y el escepticismo gira las opinión de los salvadoreños residentes en el área triestatal de Nueva York la visita del presidente Barack Obama  a El Salvador.

Obama no se comprometió en nada, su visita fue puramente política y demagógica dijeron algunos activistas comunitarios salvadoreños. Otros acordaron en que si hay saldo positivo.

«Como inmigrante, lo digo de corazón, Obama no dijo nada nuevo. Es la misma canción de hace dos años, su visita ha sido política y sin ningún proyecto concreto para el pueblo» sostuvo Saúl

Linares un conocido activista que trabaja en Hempstead desde 2003.
«Para mí lo que dijo, es una vieja canción. El se comprometió en la campaña a resolver el problema en cien días, luego dijo que en un año y hasta ahora no vemos nada».

Según Linares Obama fue a El Salvador con otros fines. El presidente de EE.UU. tiene una agenda muy distinta a lo que creemos nosotros, asegura.

«El TPS independientemente de quien sea el presidente, por cuestiones humanitarias y políticas, se va a renovar, no es porque sea el deseo de Obama».

«Obama fue a El Salvador a para desvirtuar las acusaciones de la derecha salvadoreña que hizo campaña sucia hace dos años para evitar que el izquierdista Mauricio Funes llegara a la presidencia», afirma Linares.

Linares denuncia que Obama es «La misma mica, con diferente cola» una expresión popular salvadoreña que quiere decir, la misma retórica. «Los salvadoreños no estamos ni ilusionados ni decepcionados, simplemente no vemos ningún cambio con Obama».

Llamé a muchos amigos y la percepción es esa, muchos ni se dieron cuenta que Obama fue al país. Considero que la gente está despertando, se deja engañar con el dulce, ya no creen en politiquería, concluyó Linares.

Para la activista Nubia López la visita de Obama fue fructífera en todo aspecto. «Destaco el interés del presidente de EE.UU. en impulsar la economía salvadoreña, abriendo mercados y ayudando en el tema migratorio» dice López y agrega «Si nos fue a visitar, tiene que ser por algo. Entiendo sus planes estratégicos para Centroamérica en una alianza positiva».

Nubia López emigró de El Salvador en 1981 cuando la guerra civil arreciaba y en donde perdió a su esposo. Para salvarse vino a EE.UU. junto a sus tres hijos. Es la fundadora del Comité Cívico Salvadoreño de Nueva York, organización que creó y opera en Hempstead desde 1992.

Su historia es similar a la de muchos salvadoreños que emigraron huyendo del flagelo de la guerra. Dice orgullosa que vive agradecida de este país. «Mi hija mayor, Patricia Maltez López es teniente del ejército de EE.UU. y está destacada en Afganistán. Estoy satisfecha con lo que mis hijos hicieron y decidieron.

López afirma que los salvadoreños merecen ser ayudados por EE.UU. y reitera que así será ya que es obvio que emigraron obligados por el conflicto armado. Recomienda a sus compatriotas que tengan paciencia y que sigan mandando cartas al Congreso para insistir en una amnistía.

Para el activista Carlos Canales la visita del presidente Obama a El Salvador «le resulta extraña» y ensaya a su modo, las que podrían ser las reales razones del viaje de Obama a su país.
«Tengo más preguntas que respuestas, Obama va a El Salvador porque quiere tener otro aliado político en Centroamérica a parte de Honduras».

Canales sostiene que El Salvador es el único país que terminó una revolución de manera negociada y para EE.UU. es mejor tener un amigo vigilado por estrategia geopolítica que le de acceso al océano Pacífico a sabiendas que por el Atlántico tiene controlada el área a través de la base de Palmerola en Honduras. Canales sugiere que es más difícil por ahora negociar con Nicaragua y Guatemala.

«No sabemos en concreto lo que piensa Obama, es muy inteligente y hábil para hacer creer a todos que favorece una reforma migratoria, pero quien nos garantiza que esa es la verdad», dice Canales.

Para Canales «Los activistas debemos tomar acción, el pueblo debe presionar. Si creemos que porque Obama es negro, vamos a tener una reforma, estamos equivocados. Si los hispanos aprendemos a votar y a negociar ese voto, vamos a obtener muchos beneficios. Nosotros mismos tenemos que hacer el mandado y no esperar que otro lo haga» sentenció.

Canales era un educador de escuela secundaria en El Salvador y cuenta que ser maestro en la guerra civil era estar en la lista negra de los escuadrones de la muerte del ejército. Emigró a EE.UU. en 1986 y ahora trabaja en el Centro de Derechos Laborales de Inmigrantes en Long Island.

Para el consultor político Luis Montes Amaya, la visita de Obama fue una buena oportunidad para poner a El Salvador en el mapa del hemisferio y en el mundo.

«Es de suma importancia ya que confirma la calidad de socio histórico de El Salvador con EE.UU. Ahora en el ámbito migratorio las expectativas no fueron reales, Obama ni siquiera respondió a la pregunta sobre el TPS porque eso es parte de una reforma integral y porque hay que tener en cuenta que no depende de él sino del Congreso que desafortunadamente es republicano».

Para Montes, quien nació en EE.UU., pero fue llevado por sus padres a El Salvador y regresó para continuar aquí la universidad donde obtuvo un título en economía y otro en relaciones internacionales «el que desilusionó fue el presidente Funes al crear falsas expectativas, él vendió la idea a los salvadoreños de que habría un compromiso, no Obama».

A Juicio de Montes, al momento no hay condiciones para una reforma y si se la menciona, es una propuesta demagógica.

«Nadie en sano juicio pide algo de esta naturaleza cuando sabe que el país está en recesión y hay desempleo y menos con un congreso de mayoría republicana que ganó precisamente con el impulso de Tea Party que es ultra antiinmigrante».

De otro lado apuntó que El Salvador no recibió los 200 millones para sí sino para financiar el Pacto para el Crecimiento, un programa regional en Centroamérica para seguridad el combate al narcotráfico y a las «maras».

«En términos simbólicos, la visita es muy importante y en cuanto a migración hay que recordar que de 12 beneficios migratorios El Salvador goza de 10, el TPS será renovado, eso lo podemos asegurar» dice Montes.

Relacionados

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.