encuentranos en

Deportes

Se vende campeón de Europa

En las últimas décadas los ingleses han sido los responsables de la reconversión del fútbol en el deporte más popular -y rico- del mundo. Fue idea suya convertir los clubes en sociedades anónimas. Ellos fueron los primeros en introducir el pago por visión, los multimillonarios contratos con las televisiones y la explosión del marketing. A ellos se les ocurrió la venta de camisetas con el nombre del jugador, y fueron los primeros en lanzarse a la conquista de Asia. 

EL LADO BUENO, EL LADO MALO

La conversión de los clubes de fútbol en sociedades anónimas trajo consigo la posibilidad de que millonarios rusos, jeques árabes, estrellas del pop y tiburones de la especulación se hicieran con el control de instituciones centenarias, como el Liverpool o el Manchester United. 

En algunos casos, como el del Chelsea, los resultados fueron positivos. Un club de barrio, aunque sea el más rico y elegante de Londres, se convirtió en uno de los más fuertes de Europa gracias a la aparición de un multibillonario ruso encaprichado con ganar la Champions. 

Otros clubes, menos afortunados, cayeron en manos de individuos poco capaces que los llevaron a la bancarrota y a la pérdida de categoría. 

IMITADOS EN TODO EL MUNDO

96033601El resto del mundo futbolístico asistió con interés a los inventos de los ingleses. La conversión en sociedades empresariales se replicó en pocos años en clubes de todo el planeta con resultados más que diversos. En España causó la desaparición de clubes históricos y puso al borde de la desaparición a equipos grandes cuya viabilidad aún es dudosa. 

Empresas de dudosa naturaleza, empresarios con ganas de ser famosos, individuos de dudosa reputación que usan el club para conseguir influencias políticas, conglomerados empresariales, millonarios aburridos y todo tipo de personajes afluyeron al mundo del fútbol. 

El fútbol es demasiado importante en nuestra sociedad como para quedar en manos de unos pocos. Por eso es tan importante la nueva revolución que se está produciendo, una vez más en Inglaterra. 

Dos de los clubes más grandes de aquel país, el Manchester United y el Liverpool, fueron adquiridos por “inversores extranjeros”. Los aficionados, tras varios años de paciente observación y descontentos con las maniobras deportivas y sobre todo económicas de los gestores dijeron basta. 

Hartos de una gestión económica más que dudosa y ante el endeudamiento progresivo que amenazaba la misma supervivencia del club, los aficionados del Liverpoo empezaron su protesta en las gradas con pancartas y cánticos de apoyo a su entrenador y críticas a los dirigentes. De ahí pasaron a la calle. De la calle, presionaron a los políticos. Hoy los “inversores extranjeros” han anunciado que venden el club. 

En el otro grande, la revuelta empezó con algo tan simple como una bufanda verde y amarilla, los colores del Newton Heat, el equipo original que más tarde se transformaría en el Manchester United. 

El apoyo en las gradas se manifestó en seguida con los colores verde y amarillo sobre el rojo. Las manifestaciones en la calle también siguieron a las que se habían producido en las gradas.

Simpatizantes y socios del club (David Beckham entre ellos) anunciaron su interés en este movimiento y en formar parte de una nueva organización que salvara la situación económica del club. Obviamente tras la marcha de los actuales propietarios

Click y comenta

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mas en esalmundotv Deportes