Senado de EEUU considera ley del seguro médico

iecdc3963-a4d0-4eff-83ad-1cf6493af23eWASHINGTON (AP) – En un último intento por descarrilar la reforma al sistema de salud del presidente Barack Obama, los senadores republicanos planeaban forzar a los demócratas a una serie de votaciones antes de que éstos pudieran completar un proyecto acompañante de la histórica ley.

Se anticipaba que el miércoles por la tarde comenzaría la votación sobre una lista de enmiendas republicanas al proyecto lateral con los cambios que aceptaron los demócratas en el proyecto principal ya firmado por Obama. Los componentes principales de la legislación acompañante incluyen la reducción de un impuesto a los planes de seguro de alto costo al que se oponen los sindicatos, el cierre de un resquicio en la cobertura del seguro Medicare para medicinas, y mayores impuestos a los de mayores ingresos.

Pero los republicanos tienen sus propias ideas. El senador Tom Coburn quiere una votación sobre su enmienda para prohibir la cobertura de Viagra para los condenados por delitos sexuales. Su colega Judd Gregg pretende que los ahorros por las reducciones de Medicare beneficien el programa de salud para los ancianos en vez de los no asegurados. El senador Mike Enzi desea penalidades para los empleadores cuyos trabajadores reciban cobertura subsidiada por los contribuyentes.

Los demócratas se proponen por su parte rebatir las enmiendas republicanas una por una. Si perdieran en cualquiera de los componentes financieros importantes, el proyecto tendría que volver a la Cámara de Representantes. La titular de la cámara baja, Nancy Pelosi, ha dicho que podrían tener que votar sobre cualquier cambio que fuese aprobado en el Senado.

Mientras tanto, el segundo senador demócrata más importante en la cámara alta acusó el miércoles a los republicanos de negarse a aceptar la finalidad de la ley del seguro médico, un día después de haber sido firmada por el presidente Obama.

«Esto es un ejercicio político para muchos de la otra parte del hemiciclo», afirmó el senador Dick Durbin. «Diremos a nuestra gente que ‘ha llegado el momento de gobernar. Ha llegado el momento de dirigir'».

Durbin formuló sus declaraciones en una entrevista de televisión acompañado de su colega republicano Jim DeMint, que a principios de año indicó que la reforma del seguro médicos sería el «Waterloo» de Obama, en referencia a la batalla que perdieron los soldados del emperador francés Napoleón Bonaparte.

«Estados Unidos no quiere una presidencia estropeada», insistió Durbin.

DeMint respondió que los «estadounidenses están furiosos» no solamente con lo fundamental de la nueva ley que firmó el martes Obama, sino con el procedimiento utilizado por los demócratas para lograr su aprobación en el Congreso.

La pareja intercambió comentarios sarcásticos en la cadena de televisión NBC, mientras el Senado se dispone a iniciar el miércoles un segundo día de debates sobre las reformas a la ley recién firmada. Esos ajustes legislativos fueron exigidos por los demócratas de la Cámara de Representantes a cambio de aprobar la versión del Senado.

Relacionados

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.