Una jornada triste, la violencia estuvo presente

Una jornada triste, la violencia estuvo presente

En el estadio santaneco ya las acciones estaban finalizadas y los árbitros se habían marchado. Isidro Metapán derroto a domicilio a los santanecos 3-0, sin embargo el resultado no fue el detonante de enfrentamiento entre hinchas que se colaron en la Turba Roja, el problema fue por la detención de un fanático lo que enardeció a un grupo de aficionados que ingresaron a la cancha y casi se van a golpes con los señores de la PNC que aproximadamente sumaban unos 50 Agentes y se quedaron observando a los revoltosos que miembros de la Turba Roja trataban de alejar para evitar agarrones. En total hubo siete detenidos, dos dentro del estadio y cinco en las afueras, todos serán acusados de desorden público. Cabe mencionar que los cinco hinchas arrestados en las afueras del estadio sufrieron serios golpes de parte de los Agentes quienes hicieron uso excesivo de autoridad.

En el estadio Cuscatlán

Una jornada triste, la violencia estuvo presente
El gerente de Alianza, Edwin Abarca con pistola en mano encara a hinchas albos

Los albos recibieron a los dragonianos con un ambiente de fiesta, pues buscaban ganar los tres puntos ante los orientales, pero Dragón anotó en dos oportunidades y colocó el marcador 2-0 a favor, justo al minuto 38 del segundo tiempo hubo una blanca invasión de hinchas que atentaron contra la humanidad de los jugadores de ambos equipos y árbitros. Muestra de ello es que el jugador aliancista Herbert Sosa se vio intimidado y de inmediato cedió su camiseta a los hinchas que invadieron el terreno de juego. El enfrentamiento contra Agentes de la PNC era evidente, afortunadamente las cosas no pasaron a más, pero deja en claro la vulnerabilidad y falta de seguridad en los estadios donde ya en el pasado ha habido serios actos que atentan contra los asistentes que acuden apoyar a sus equipos en familia.

¿Y la UMO?

La Unidad de Mantenimiento y Orden (UMO) brillaron por su ausencia en ambos estadios, esto aun y cuando el juego entre FAS y caleros es considerado de alto riesgo y que según, Byron Rodríguez, presidente asociado, dijo que como FAS enviaron la solicitud para la presencia de la UMO que con su representación se pudo evitar el ingreso de hinchas a la cancha.

En el caso de la afición de Alianza ya se sabe que entre su hinchada se cuelan numerosos vándalos que en el pasado han ocasionado serios problemas dentro y fuera del estadio, ejemplo el hincha fallecido hace unos años en el estadio Jorge Mágico González por mal manejo de explosivo, otro caso fuerte fue en el año 2013 en los graderíos del Cuscatlán donde también la mala manipulación de pólvora ocasionó pánico y el equipo blanco luego debió jugar a puertas cerradas a manera de un ridículo castigo que tuvo que ser enérgico y ejemplar.

Y las autoridades deportivas, ¡bien gracias!

Estamos viviendo una etapa futbolera que casi nadie cree en la legalidad de lo que sucede dentro del campo, sin embargo aún quedan buenos aficionados que desean apoyar a ojos cerrados a sus mimados equipos, pero con la inseguridad en los estadios la verdadera familia futbolera se irá alejando. Realmente los que se hacen llamar directivos deben pensar en serios castigos a los equipos y escenarios donde estos juegan de local, deben ser castigos serios y que sirvan de verdaderos ejemplos para los demás, pero que nadie actué con chanchullos para evitar severos castigos, que las decisiones a tomar sean por el bienestar de nuestro moribundo fútbol y por la fiel afición que aún queda y desean creer en lo poquito de fútbol que nos queda a los salvadoreños. Realmente el que se llama directivo y solo piensa en su bienestar sin pensar en los acontecimientos venideros, debería colgar sus acuerdos que son tomados bajo la mesa y retirarse de una vez por todas.

Relacionados

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.